Para meriendas, las de nuestras abuelas!!

No hay palabras para describir lo buena que estaba la merienda que prepararon este viernes nuestras abuelas: yogurt refrescante veraniego (creatividad de nuestras abuelas)

Ingredientes: zumo de limón, leche condensada, melocotón, crocante galleta,,,y pasión por el trabajo bien hecho!

Esta vez sí. Lo podemos confirmar. Delicioso!

Bizcocho de fraile

El viernes pasado, de nuevo taller de cocina. Ya no sabemos cómo nos van a sorprender nuestras abuelas; pero lo consiguen siempre.

Este viernes merendamos (merendaron) un bizcocho de fraile y otro bizcocho almendrado, artesanalmente elaborados.

Coca de Sant Joan

El pasado 23 de junio, día de la verbena de Sant Joan, en Tres Magnolias lo celebramos como tenía que ser: elaborando unas cocas  que no tenían nada que envidiar a otras que hayáis podido probar en vuestra vida. Y no exageramos nada de nada. 😉

Nuestra voluntaria habitual para temas de pastelería, Luisa, logró que nuestras abuelas se entusiasmasen durante el proceso. Como siempre.

El resultado fueron cuatro cocas que entraban por los ojos, aunque acompañadas de una copita de cava entraron por la boca divinamente.

Gazpacho! Gaspatxo!!!

Hace unos días, nuestras abuelas se decidieron a hacer un gazpacho. Pero no un gazpacho cualquiera, sino un gazpacho casero, a partir de productos naturales, controlando todo el proceso y ante las miradas de todo el mundo.

Los que tuvimos la ocasión de probarlo, certificamos, aseguramos, que estaba insuperable. En su punto. Vamos que tenemos que repetirrrrrr!!!!!

 

IMG_8135IMG_8136IMG_8137

El lunes, merienda especial!

Que no paran, que no paran!!!

Que estos abuelos tienen una marcha que es difícil de seguir.

Este lunes, se ponen manos a la obra y preparan unas tartas de hojaldre con crema, cabello de ángel y manzana que todavía se huele en nuestro centro.

Una tarta de galletas con crema que se la han fundido sin respirar.

D-e-l-i-c-i-o-s-o todo!!!

Roscón de Reyes!!!

Nos adelantamos un poco, pero hoy, 3 de enero,  nos hemos comido el roscón de Reyes. Si la presentación era impresionante, comerlo ha sido un placer irrepetible.

Gracias a Luisa por su colaboración. No tiene precio.

Exactamente, en 3 minutos, durante la merienda, los dos roscones gigantes desaparecieron ante nuestros ojos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.