Puntos comunes

A veces, determinados hechos que ocurren a nuestro alrededor los consideramos casualidades, otras hablamos del destino…

Basi y Carmen tenían puntos en común:

  • Ambas sufrieron la enfermedad del olvido durante años
  • Las dos eran veteranas en Tres Magnolias
  • Las dos pronunciaban “barbaridades” cuando les hacíamos cosquillas
  • Compartían turno de comidas y cenas en Tres Magnolias
  • Compartieron habitación durante mucho tiempo
  • Decidieron dejarnos el mismo día, 24 de diciembre de 2017
  • Las dos tienen familias excepcionales

Echaremos mucho de menos a Carmen y a Basi y, muy especialmente a sus familiares que estuvieron a su lado acompañando, ayudando, durante mucho tiempo.

Un fuerte abrazo

Adiós Basi!!!

Finalizando el día 24 de diciembre, Basi nos dejó para siempre.

Basi luchó hasta el final y estuvo acompañada por su familia, como siempre. Pero llegó el momento y tuvo que marchar.

Un abrazo a sus hijas María José y Mari Carmen y a Xulio que siempre han estado ahí.

Un abrazo, Basi.

IMG_0826

Adiós Carmen!!!

Comenzando el día 24 de diciembre, Carmen Rodríguez se nos fue para siempre.

Después de años sufriendo la enfermedad del olvido, Carmen nos dejó.

Mujer afortunada como pocas por haber disfrutado durante su larga enfermedad de la compañía de sus hijas Santa y Carmen y de una extensa familia que ha estado siempre a su lado.

Descansa Carmen. Un beso.

IMG_0827

Nunca nos acostumbraremos

Nunca nos acostumbraremos…

La pérdida de un ser querido es algo doloroso. Un hecho que nos marca de por vida: nos acordaremos no solamente de la fecha en que ocurrió sino de un sinfín de detalles, de pequeños recuerdos, de mensajes que nos hacen recordar permanentemente a ese ser tan estimado.

Los que ya tenemos una edad sabemos de qué hablamos cuando echamos de menos aquellas palabras que nos han marcado, aquellos consejos, aquellas sonrisas, aquellos momentos que nos acompañarán toda la vida.

Ése y sólo ése es el legado que nos han dejado. Ése es el legado que dejaremos. Y no es poco.

Lo otro, la parte material, si la hubiera, no vale nada frente a las enseñanzas, la transmisión de valores, frente a los buenos recuerdos.

En Tres Magnolias nos dedicamos al cuidado de personas mayores. Personas que tienen (normalmente) una edad avanzada y que necesitan ayuda, compañía, estímulo, calor. Con esto quiero expresar que sabemos que disponemos de poco tiempo para estar con ellos. Es algo inherente a nuestro trabajo: perderemos a personas en nuestro camino.

A pesar de saberlo, no nos acostumbramos. No nos debemos acostumbrar. Pero ocurrirá, de forma natural: nos dejarán. No queremos, pero nos dejarán.

La única forma que tenemos para mitigar el dolor es dándoles todo lo que necesiten, todo lo que podamos, mientras estén con nosotros. Toda la ayuda, todo el calor.

Si hemos cumplido con esta obligación, si les hemos cuidado, curado, ayudado en todas sus necesidades, limitaciones, si les hemos acompañado en los momentos de tristeza, si hemos compartido con ellos los momentos de alegría, si les hemos respetado en todo momento…

Si, en definitiva, hemos vaciado lo mejor de nosotros mismos en su día a día, podremos mitigar ese dolor que vamos a sentir con su pérdida.

Debemos llegar a pensar que estamos contentos porque se han ido después de haber pasado con nosotros un tiempo en que han sido cuidados, respetados, estimados y acompañados en todo momento. Debemos estar convencidos de que les hemos dado lo mejor que les podíamos dar en todo momento.

Porque ellos se lo merecen.

Fèlix, adeu!!

Aquest dissabte, 17 de desembre, en Fèlix Romagosa ens ha deixat.

Fèlix era un veterà de Tres Magnolias. Tots el coneixien i el saludaven. Tant professionals com els familiars d’altres residents li respectaven i l’apreciaven.

Si ens escoltes des d’on siguis, que sàpigues que et trobarem a faltar.

Una abraçada

P1050496 2