Cena de Nochevieja 2015

El día 31 por la noche, como siempre, despedimos el año que se acaba con la cena de Nochevieja.

Naturalmente se siguieron las campanadas para tomar las uvas. Y sin errores de cuartos, ni nada. A golpe de cucharón sobre una tapa de una cazuela, clarito: Dong! dong! dong!… y así las 12 campanadas dando tiempo a que los abuelos se comiesen las uvas. Eso a los que le quedaban uvas, porque algunos se las habían comido antes de empezar a sonar las campanas, por si acaso.

Aprovechamos también para seguir la noche a la luz de unas velas que habían elaborado nuestras abuelas para dar una nota de exclusividad a la noche.