El huerto de Juan

Aquí os presentamos a nuestro amigo Juan, quien se está encargando de montar un huerto para cultivar pequeñas cosas en nuestro centro.
De momento, este año empezamos con lechugas, tomates y pimientos. También menta como condimento.
En la foto le vemos comprando tierra y cargando el carro, antes de pasar por taquilla.


De momento, ya hemos instalado más de 40 jardineras, todas ellas con tierra, claro. Unos 1000 litros de tierra especial para plantar hortalizas. La simiente necesaria para que todo ello quede lleno de lechugas, tomates, etc… Toda una cosecha que esperamos sea abundante durante este año.

Esta es una vista general del espacio reservado a montar un huerto en Tres Magnolias. Este huerto servirá como aliciente para aquellos residentes a quienes atraiga el cultivo de hortalizas.

Estas son las primeras lechugas que esperamos recoger antes del verano. Las recogeremos y nos las comeremos en nuestro comedor.
¡Anda que no!
Presentamos varias vistas. Ésta desde el extremo opuesto a la primera.
El huerto está basado en un conjunto de jardineras sobre soportes para que queden a la altura de una mesa y los residentes no tengan que agacharse para trabajar los diferentes cultivos.
Sobre el suelo, descansan las jardineras donde se han sembrado las tomateras. Juan ya se ha encargado de poner las cañas para que trepen rápidamente hacia arriba.

Aquí debajo, un primer plano de una tomatera, hace ahora unos 20 días.


Os enseñamos las últimas fotos efectuadas en el huerto. Hace ahora una semana.




Cuando vayamos recogiendo la cosecha de tomates y lechugas, os invitaremos a probarlas.
Si queda algo para que lo probéis.

Psicomotricidad cada día


Cada día por la mañana, después del desayuno, nuestros abueletes hacen un poquito de gimnasia adaptada a sus posibilidades. Esto, que los técnicos llaman psicomotricidad, consiste en que se mueva un poco el cuerpo, que mantengan el conocimiento de su cuerpo, que repitan con la animadora las acciones que van a realizar: arriba, abajo, oreja derecha, pie izquierdo… uno, dos, tres…
No son tonterías, son actividades muy básicas que sirven para que ellos estén activos (dentro de las posibilidades de cada uno, claro).

Una cosa es muy cierta y tenemos evidencias de ello: Si a un anciano, le dejas en una silla, sentado, sin hacerle caso, sin estimularle hablándole, provocándole, enfadándole, haciéndole reir… se le olvidará caminar, se le olvidará hablar, dejará de reir…
La psicomotricidad regular, cada día, junto a una actitud activa de todas las auxiliares frente a los abuelos, logrará mantener, si no mejorar, el estado general del anciano. Y esto es una de nuestras responsabilidades como centros dedicados al cuidado y atención de las personas mayores.
Así pensamos en Tres Magnolias y así lo queremos aplicar.

Después de este “rollito” vamos a ver a nuestros “artistas” en plena acción: uno, dos, tres, arriba, abajo….
Josefa parece que está rezando; pero no. Está haciendo el ejercicio de manos juntas para adelante y para atrás. Irene controlando que todo el mundo haga bien los ejercicios. No se le escapa ni una.

¡Uffff! ¡Madre mía, esto no hay quien lo resista! Parece exclamar Catalina mientras intenta poner las manos juntas encima de la cabeza. Ya veremos si somos capaces de hacerlo como ellas cuando tengamos su edad. Andrea, a su lado sube las manos bien arriba.


María del Pozo sigue los ejercicios con rigor. ¡Venga esa pierna arriba!

Ahora flexiones hacia adelante. ¡Como si estuviera “chupao”! ¡Anda prueba tú y tócate la punta de los pies con las manos como están haciendo Valentina y las Carmenes (Martínez y Hernández), anda!

Dolores, entre Rosa e Isabel, parece estar pensando… Pero ¿qué tonterías están haciendo? ¡Ya no tienen edad para hacer esas cosas! ¡Parecen criaturas!

María Vinyals, a la izquierda de la foto, no se pierde ni uno solo de los ejercicios de psicomotricidad. Las Olimpíadas están aquí mismo.

El esfuerzo ha sido agotador. Esto no hay quien lo aguante. María se rinde, ¡Ya no puedo más! ha dicho segundos antes de caer rendida en el sofá.

Mientras María Vinyals continúa sin caerle una gota de sudor, Concha León y Carmen Mampel caen exhaustas después de un esfuerzo inhumano.

Otras se han “escaqueado” de la clase. “Aquí hemos estado tranquilitas ¿Verdad Neme?” dice Concha Burón a su amiga del alma.

Otra que se libró de la clase de este sábado, ha sido María Andrés a quien recogió su hijo Camilo. Se despidió de una forma muy provocadora. Es su estilo.

Catalina y su cojín


Desde hace un tiempo el grupo de costura está trabajando con esmero y profesionalidad. Hoy presentamos a una de estas costureras con gusto para realizar su trabajo. Se trata de Catalina Valverde. Esta señora guapísima lleva con nosotros desde el verano del 2006. Aquí muestra el cojín que ha elaborado durante las tardes de costura. Vista por delante y por detrás.

El grupo de psicogeritatría nos apasiona


A un grupo de residentes les es más difícil seguir las actividades que realizan los demás.
Son personas con un mundo interior complejo, difícil de comprender y de controlar.
Es por ello que con estas personas se pretende conseguir unos objetivos que, aunque aparentemente limitados, son un reto importante cada día.

Se intenta que no se duerman, que se sientan estimulados continuamente. Es muy importante hablar con ellos preguntándoles cosas muy elementales; pero que permitan que su mente se mantenga activa, dentro de sus posibilidades. Que mencionen los colores con que trabajan, los días de la semana, los meses del año, cantar, bailar… todo aquello que suponga que se les da la atención que requieren y se merecen.

Ofrecerles muestras de cariño y ser correspondidos por este grupo es uno de los aspectos más gratificantes de este trabajo.

Hemos seleccionado diez fotos de una sesión de trabajo con algunos de ellos.
Os las comentamos a continuación.

Gertrudis, nuestra Gertru es una de las personas más queridas por todos en Tres Magnolias.
En la imagen de abajo la “pillamos” con una sonrisa serena, bellísima. No fue fácil.

Aunque, también sabe sacar su genio cuando se tercia


A algunas, como a Basi, les atrae el trabajar con letras y palabras. Y se lo toma muy en serio


Dolores se aplica en pintar y hacerlo bien. Tuvo que ser una buena alumna de niña, porque ahora está siempre dispuesta a hacer cosas. Demanda reconocimiento sobre cómo está haciendo las cosas. Procura además hacerlo rápido.

Otra cosa que le gusta a Dolores es que la fotografíen. Sabe posar muy bien.

A Concha la tenemos entretenida con el reloj de madera


Y Dolores que pide le hagamos otra foto sonriendo. Sale de película y pide que le hagamos una ampliación en papel para guardarla. Se ve bien y se gusta.

Angel está con el grupo y observa, normalmente lo que hacen los demás. Su afición: hablar de sus vacas. ¿Cómo están las vacas? “Unas gordas y otras, flacas” responde.

María observa también lo que hacen sus compañeros; pero para sentada muy poco. Es un nervio.

En otra ocasión os explicaremos en detalle alguna de las actividades que se realizan con el grupo de psicogeriatría. ¿Qué se hace y por qué?.

Hasta entonces, recibid un saludo de Yenny, Conchi y… Dolores que le gusta posar ante la cámara las veces que haga falta.

Taller de alta costura


En Tres Magnolias hemos formado un equipo de costureras de alto nivel. Dos tardes a la semana se esmeran en elaborar trabajos que conservarán para su uso personal o para regalarlo a sus familiares.
La verdad es que trabajan y se lo pasan bien.

Aquí tienen a Iluminada Pérez, en pleno trabajo, con un primer plano de sus manos pasando la aguja con precisión profesional.


A Rosa Tonda no le gusta que le molesten mientras trabaja. Se lo toma muy en serio y aprecia el trabajo bien hecho.
En la imagen de abajo presentamos una vista de una parte del grupo de costura, con Valentina Zamora, Rosa Tonda, Iluminada Pérez y Conchita Hernández (que en estos momentos había acabado su tarea, por eso está con los brazos sobre la mesa, sin hacer nada, que si no….)


¿Qué le podemos decir de María Vinyals? Pues que es un ejemplo de persona amable, educada, simpática, buena costurera (aunque dice que nunca había cosido, no nos la creemos porque lo hace muy bien) y además fotogénica. Aquí la teneis.

Aunque hemos recibido peticiones de empresas importantes como El Corte Inglés, Zara, Mango y otras más para que confeccionemos parte de su producción, hemos desestimado estas ofertas porque sólo nos queremos dedicar a cosas muy exclusivas y no a la producción en masa. Solamente queremos pasarlo bien y eso, eso no queremos perderlo.

Sorprendidos estamos

Desde hace un mes, en que pusimos en marcha nuestro blog, hemos tenido 242 visitas. Nos ha sorprendido la cantidad; pero también estamos sorprendidos porque nos han visitado de ciudades de España(Barcelona, L’Hospitalet, Sant Cugat del Vallés, Mataró, El Prat de Llobregat, Viladecans, Gavà, Tarragona, Girona, Valencia, Madrid, Sevilla, Palma de Mallorca…) y también del extranjero ¿?. Sí, de Estados Unidos (2), de Alemania (1), de Italia (1) y de Gran Bretaña (1). Todas las visitas que se han producido desde el extranjero, se han debido a “despistes” de los usuarios de internet. Excepto la de Gran Bretaña que la ha hecho una amiga que nos quiere: Houdini-Cristina.
¿Qué temas han recibido más comentarios en directo? Sin duda las fotos de Carnaval y, cómo no, la entrevista a “Jesús cantante de ópera”. Jesús, quizás la persona más conocida de nuestro centro y, sin duda, de las más queridas por todos nosotros.
Hemos considerado este primer mes, como experimental, de a ver qué pasa. Nos habéis comentado, también en directo, que os parece buena idea el mantener las noticias y entrevistas del blog. Pues vamos a seguir. Pero además queremos que vosotros participéis de forma activa. ¿Cómo? Enviando vuestros temas de interés y comentarios a antonio.cruz@tresmagnolias.com. También los podéis escribir en el propio blog, como ya han hecho algunos usuarios. Nos vale cualquier cosa.
Comentarios de ánimo para el personal que trabaja en Tres Magnolias como para los residentes, serán siempre bien recibidos. También nuevas ideas que ayuden a hacer la vida del residente más agradable y llevadera. Cualquier cosa que sirva para hacerles llegar que siempre hay alguien que se preocupa por ellos.
Porque ellos se lo merecen.